miércoles, 19 de julio de 2017

Trail Encontro Monte Pindo (15-07-2017)

O Olimpo Celta, como tamén o chaman, ten un encanto especial, por eso atrae a miles de visitantes durante todo o ano.

Ás 17 horas daríase a saída, polo que fomos con tempo dabondo para facer turisteo e ensinarlle esta fermosa natureza ao meu fillo Marcos.
A calor era intragable, coma o ano pasado, ao que había que sumarlle un vento  molesto que non sabía se ía favorecer ou todo o contrario. Cansado, cun tobillo “estropeado” e con este panorama, andaba algo decaído durante todo o día. O previo da carreira faime olvidar por momentos todo isto, posto que, como todos os traileros/as sabemos, este deporte non é só correr, senón que ten moito de “sociable” e cachondeo.



Al lío.
A saída dábase pasadas as 17 horas, coa mesma calor que ao mediodía. Sairía reservón e coa cabeza en intentar acabar esos 30 km con 1600 m+. Preocupábame o nocello (tobillo). Antes de sair da Praia do Pindo e comezar con desnivel, vexo que vou da metade para atrás. Quizáis ese sería o meu lugar a día de hoxe. Nos primeiros 200 metros cara arriba vexo que ese ritmo de “ir andando” non vai comigo, posto que, aínda que lesionado, eu podo ir trotando. O problema é que agora non hai prácticamente sitio para adiantar polo que hai que buscar onde poder ir avanzando. Non tardamos en chegar á primeira pista e aquí avanzamos ao noso antoxo.

No primeiro avituallamento, vexo que non vou mal posicionado e que hai moita xente parada no mesmo e que non leva hidratación incorporada. A miña parada é moi curta, podendo adiantar a uns 8-10 participantes neste avituallamento. Neste pisteo vexo ao lonxe traileros que van non aire, cousa que eu non podo facer se quero chegar ata o final. Entre eles, distingo varios corredores que coñezo, polo que deben ser do grupo de cabeza (algo escajallados pero …). A carreira pasa por fermosos sendeiros cunhas vistas impresionantes da zona costeira. Pero logo volvemos a adentrarnos no monte. Unha baixada técnica antes de chegar ao segundo avituallamento avísame que teño un nocello “estropeado” e pouco antes de chegar a Caldebarcos (polo km 8) vou de fuciños ao chan gracias a unha desas silvas traidoras que abundan nesta Galicia.

Segundo avituallamento, onde me está esperando meu fillo. Alegría que me da. Xuntámonos varios corredores coñecidos, e xa sabemos que imos entre os 10 primeiros. Ufff, pois non vou mal. Cara arriba levo eu o ritmo, pero en llano e cara abaixo, non son quen de seguir a ninguén. Chegamos á división de distancias, ao que o voluntario nos informa que somos segundo e terceiro. Ostiaaas. O ritmo non era malo, pero non pensaba estar tan adiante. Polo camiño ía seguindo a carreira Martín Lestón (Jarnacho por excelencia) que nos ía informando de cómo transcurría a carreira. Durante un bo treito do percorrido, íamos intercambiando posición dende o segundo posto ao sexto (con Iván Brea, Roberto Vázquez, Marcos Trelles "O Jarnacho" mais eu). Caso do paso por San Cibrán, no que íamos todos en menos de 100 metros. 

Pouco a pouco, pasando "Cornido"? nunha subida longa, atópome que lle saquei unha boa distancia ao resto, que tamén ían estragallados. Comezo a baixar despois dunha pista deportiva metida no medio do monte e vexo que non me colle ninguén, supoño que lle saquei bastante subindo e que tardarán algo en collerme. Subo o cortalumes e non vexo nada tampouco. Ao chegar ao avitullamento (km 20), e punto de control intermedio, fáiseme extraño que aínda non me collesen. Atopábame ben, aínda que unhas 10 pulsacións por enriba do habitual, que lle achaco ao forte calor. A pouco máis de 2 km do alto da Moa e subindo, doblo o nocello. Vaia mala sorte. Teño que subir andando. Non tardo en ter dores nos músculos que están a traballar máis, para non forzar o nocello. E a pouco menos dun quilómetro do alto, pásame Xoán Rodríguez coma un lóstrego. Por atrás non vexo a ninguén máis. Desgraciadamente chego á fermosura do Alto da Moa, desgraciadamente, porque todo o que se sube hai que baixalo e non estou eu para baixar como as cabras. E sin pensalo, a 200 metros pasado o alto da Moa, doblo o pé coma nunca, botando un berro que nin os romeiros de San Fins do Castro. Vou coxeando durante bastante tempo e aullando cada vez que piso co pé esquerdo. Vaia tontería, pero parece que un queda máis a gusto. E uns minutos máis tarde, chega a miña altura Marcos Trelles "O Jarnacho" que lle deixo paso para que non me leve por diante. Faltaban aínda moitos quilómetros para meta e non sabía cómo ía responder o corpo e a mente.  Non tardo en perdelo de vista. Supoño que non tardarán en pasar Iván Brea e Roberto. Por fin chego ao último avituallamento. En teoría faltan 3 km. A pista debíame dar un descanso, pero o desnivel negativo mátame e non fago máis que pensar no nocello. Menos mal que quedaba unha lixeira subida e non todo era baixar. Por fin vexo ao lonxe as primeiras casas de  O Pindo. Cruzo a estrada e adéntrome na Praia. Ao lonxe xa se ve a xente na meta. Por detrás teño vista suficiente para ver cando chegan o seguinte corredor, polo que prefiro ir andando. Obviamente, os últimos metros da proba, fanse correndo, que foi o que fixen.  O cansancio era tal que incluso cheguei a marearme, cansancio físico, pero tamén mental.





A organización estaba en todo momento pendente dos corredores, sabedores do esforzo titánico que fixemos.

Por fin en meta, co meu fillo e en 4º posición da xeral e 2º na miña categoría vet. A .

Ducha, trofeos, conversas cos outros traileros/as e rodaballo de confraternización. Un día redondo e espléndido nestas fermosas terras de Carnota.


 Está claro que O Pindo engancha.








martes, 11 de julio de 2017

V Trail Vila de Cuntis 02-07-2017

Case me deixo liar pola chavalada de Ponteceso o día anterior.

Nunca correra este trail e a verdade é que foi duro, divertido e moi técnico, aínda que me caese máis de media ducia de veces e esguinzara un pé na primeira parte da carreira. 
27,7 km 1600m+





O caso é que me inscribín ao trail longo, como as cabras locas. Sabía que non estaba para tanto trote, pero quería saber qué sensacións tiña e cómo me atopaba físicamente e mentalmente despois da Raid Gallaecia. Saín "reservón", pero creo que coma todo o mundo. 


En liñas xerais o trail para min foi algo así: 


No km 8 xa vou pensando en reservar máis do que vou reservando
No km 12 vou pensando en ..."esto hai que acabalo, así que paciencia que xa imos reventados"
No km 18 sigo pensando, pero desta vez ... "a ver se chegamos a meta"
No km 22 e xa moi resentido do tobillo, o único que penso é en rematar e meterme en auga fría, xa non sinto as pernas coa dor. 




Finalmente en meta na posición 12º. Non está mal, para o preparado que viña. Satisfeito de rematalo.

Chámame a atención que nada máis rematar teño as pernas agarrotadas e desfeitas, o que di o gran esforzo que fixeron e o pouco preparadas que viñan. Así se aprende tamén. 




Gran organización, cunha bolsa de corredor extraordinaria, con folletos do concello de Cuntis, cervexa artesá, queixo de Palo Santo, calcetíns Hoko e mel caseira. E post-carreira, churrasco e callos. Ahhh, e cervexa, ademáis de auga e isotónicos, todo elo amenizado polos amigos e compañeiros/as traileros (vendo isto, claro que hai que volver ...).








domingo, 4 de junio de 2017

RAID GALLAECIA AWRS 2017 (8-13 mayo 2017)


4 días y 23 horas de carrera para llegar a la ansiada meta. Hipotermia, heridas, 7 horas durmiendo y un largo etcétera y finalmente un mercidísimo 9º puesto donde muchos corredores han abandonado un raid complicadísimo.


Y llegó el día de la Gran Carrera. Meses pensando en esta competición y en llegar en el mejor momento posible.
Entramos en modo ON el jueves, con la llegada de los compañeros Lico (Brasil) y Cori (Argentina). Compras, montaje de mochilas, bolsos y demás.
Sábado, salimos hacia As Pontes, donde quedaríamos concentrados una noche.
Domingo, check-in y últimas noticias sobre la carrera.





La sección 1, consistía en  un trekking de 11 km para "sacarnos" de la salida de As Pontes.
Salida muy rápida y cocn un constante desnivel que llevaba a los equipos en fila india y en la que nuestro ritmo era "pobre" con respecto al resto de equipos, pero sabíamos que esto no había hecho más que empezar. Al finalizar esta sección, estábamos en la parte trasera de la clasificación.





La primera transición (T1) la hacemos muy rápida, saliendo rápido a la sección 2. Tan rápido que pasamos de los últimos puestos que llevábamos en el trekking ala mita de la tabla en el inicio de la SECCIÓN 2, un KAYAK de 48 km que nos llevaría por ríos, lagos, rápidos y porteos durante varias horas. Vamos poco a poco recuperando posiciones, hasta situarnos 9º, momento en el cual, rompemos una pala del kayak. Nos descentramos unos minutos, pero con ingenio, somos capaces de seguir remando a buen ritmo, llegando a la transición 3n 7º posición (después de más de 2 horas sin pala).





SECCIÓN 3: 35 km de trekking+ori-específica.
Un trekking por el que pasaríamos por el Monasterio de Caaveiro y una ori específica y nocturna por Forgoselo.A toro pasado vemos que la velocidad de nuestros "trékines" es inferior a los equipos que llevamos cercanos, por lo que vamos perdiendo posiciones o se acercan a nosotros. La noche orientando en Forgoselo era complicada, pero la solventamos muy bien y orientando muy concentrados. La presencia a nuestro lado de nuestros amigos del equipo Marathon fue importante a la hora de orientar. 
Llegamos a la transición 3 (T3), con 1:45 horas perdidas con repecto al primero, lo que no está nada mal.



S4: 58 km de Btt.
Unos pequeños problemas, hacen que estemos parados en la transición 1:30 horas, periendo el ritmo que llevábamos. Algún tiempo lo invertimos en dormir algo, que no nos sobraría.
Salimos completamente solos, en tierra de nadie, en una noche fría. El ritmo en bici, parece que es bueno e intentamos motivarnos. Queda mucha carrera y suponemos que los problemas no pueden ser exclusivamente nuestros.
Como no estamos libres de error, cometemos un exceso de confianza y perdemos 25 minutos en un error de orientación. Llevamos 22 horas de carrera y quizás el cansancio comienza a avisar. No sería el único.
Llegamos a la T4 (Ortigueira), 4:20 horas más tarde que el primer clasificado en ese momento, los Estonios.


S5: 64 km (trekking+rappel+barranco).


En la transición 4, la organización nos tenía preparado unos garbanzos con verduras, de los que dimos "buena cuenta". Aquí decidimos descansar un poco antes de salir a la gran "etapa". La meteorología no nos había ayudado mucho hasta el momento y parecía que no nos daría tregua. La larga sección de 64 km, habría que sumarle el material a llevar en la mochila, además de la comida para tantas horas. 
En el trekking, seguíamos con ritmo pausado. Llegamos al rappel, en el que no tuvimos que esperar y lo hicimos rápido, para caer en el barranco. Aquí, con una tormenta sobre nuestras cabezas, tuvimos algún que otro problema de orientación, que nos hizo perder algo de tiempo, pero del que salíamos "vivos". Seguramente algún que otro problema para cruzar el Río Sor por la noche y el fango. 
Después de una larga noche, llegamos al Puerto de Espasante ... "vivos". Quedaba pasar la ría de Ladrido, que coincidió en marea baja y nos lo puso más fácil.
De nuevo, otra vez en la transición de Ortigueira (T5). Aquí pudimos contemplar la "escabechina" que hizo la carrera esta noche. Contamos hasta 5 equipoas que no pudieron continuar por varios motivos. Entre ellos, muchos amigos. Estos no dudaron en darnos ánimos y apoyarnos en lo necesario para que continuásemos la aventura.

T5 y S6: 28 km BTT.

Como decíamos, llegamos "vivos" a la transición 5. Como esperábamos, la noche ha sido dura, muy dura para muchos equipos. A nuestra llegada, vimos a varios de los equipos amigos que ya no estaban en carrera, lo que nos sorprendió en un primer momento pero que entendimos perfectamente una vez finalizada la etapa. 
Estos equipos no dudaron en darnos ánimos y ofrecernos lo que podían par que siguiésemos en carrera, lo cual agradecemos aquí públicamente. Lo primero, nos haía falta una pala para hacer la próxima etapa de kayak, y no dudaron un segundo en dejarnos la suya  el Arcadia Adventure Addits Team, así como baterías de foco de repuesto y algo de comida. También el Marathon Aventura nos dejaba todo su material a nuestra disposición, al cual también agradecemos y el Northwest Expedition Team, que nos cedió una rica comida que nos salvaría en posteriores secciones.
Después de una rápida ducha, reponer fuerzas y a por los 28 km btt que nos llevaría a Cariño, pasando por el Alto da Miranda. Navegamos solos y como no, con lluvia.



T6 y S7 (trekking 15 km)
La imagen es a la llegada a al T6 (Cariño). Como desde que salimos, mucha lluvia. No quisimos perder tiempo para aprovechar lo que quedaba de luz del día. Una orientación que no nos salió nada mal dentro de nuestras posibilidades y lo mermados que llevábamos los cuerpos sumando las inclemencias meteorológicas. La T7, también en Cariño, la hicimos rápido y con ganas de salir a la siguiente sección. Había que aprovechar que no llovía. 





S8: Btt de 70 km

Salíamos de Cariño sin lluvia, algo que era extraordinario en todo lo que llevábamos de raid. Pero esta no tardaría en aparecer, más temprano de lo esperado. A 5 km de la Garita da Herbeira, y ya con el goretex puesto, nos cayó el diluvio universal. Lluvia, lluvia y más lluvia, unida a un fuerte viente que casi nos tira de la bicicleta. Conseguimos llegar a la garita, pero la lluvia había llegado a nuestros huesos y el frío también. Aquí decidimos esperar a que parase de llover e intentamos abrigarnos y darnos calor. Hicieron falta las mantas térmicas que podo duraron con el viento que había dentro de la garita (imaginaos fuera).Aquí casi llegamos a la hipotermia. Cansados, mojados, con frío y con este tiempo, tuvimos el mayor bajón del raid. Por nuestras cabezas e interiormente creo que a todos se nos pasó un "aire" de retirada, pero como somos testarudos, no lo hicimos. Pensamos en el esfuerzo que nos llevó a la carrera y la gente que nos estaba siguiendo. A las dos horas, una luz de no de nosotros hizo que nos levantásemos y saliésemos de esa "maldita" guarida. Nos costó muchísimo ponernos en marcha, pero una vez llegados a San Andrés de Teixido, la climatología cambió y pudimos cambiarnos y entrar en calor. El raid continuaba. Y vaya si continuaba. La subida que nos tenía preparada la organización nos dejó sudando.
Después de una larga y mala noche, llegábamos al Faro de Punta Frouxeira. Allí estaba Priscila, que nos levantó el ánimo, así como los fotógrafos. Por fin veíamos caras conocidas y civilización. 
De allí a la Playa de San Xurxo, el ritmo era muy alegre, el camino era favorable y el sol se dejó ver. Mäs sorpresas nos tenía el recorrido, más bien en la transición, donde vimos a nuestros compis Tito y Rodri. Mientras nos cambiábamos, pudimos desahogarnos con ellos. 



S9 (O-pie 8 km):
El sol comenzó a apretar, bienvenido. Aunque la orientación no era muy difícil, cometimos algún error, producto del cansancio. Tanto era este y el sol que pegaba que, decidimos dormir 30 minutos en el campo. Antes de finalizar la sección, encontramos a Alberto del Cas, que estaba trabajando por la zona y estaba siguiendo la carrera por la aplicación TrackTheRace. Compartimos unos minutos de historias y desahogos. Aún nos dió tiempo de reirnos algo. 
La transición la tomamos con calma, viendo que estábamos en tierra de nadie, ni por atrás ni por delando (o eso creemos).


S10 (Btt 37 km):
Esta sección nos llevaría desde la Playa de San Xurxo al centro Odeón en Narón. Las fuerzas eran pocas y el sueño era mucho, pero decidimos seguir hasta Narón y allí descansar bajo techo. 
El trayecto se hizo largo por momentos, pero no desistimos. 
Cerca del Santuario de Nosa Señora de Chamorro, vemos a los canarios que venían en equipo por parejas. Esto parece que nos activó un poquito para aumentar el ritmo de carrera. Ya estábamos deseando llegar al Odeón. 


T10 - S11 (Trekking 33 km)
Por fin llegamos a la T10 (Centro Odeón). Allí nos estaban esperando familia y amigos que anterioremente habían estado en Cariño. Se agradece, pero el sueño manda y no tardamos en meternos en el reservado para dormir un par de horas. Salimos con prisas y alguno algo dormido, para hacer un largo trekking nocturno y bastante lluvioso que nos llevaría por el río Belelle y el río Eume. Tras salir de la zona urbana, comienzo a sentir dolores en la planta de los pié. No había encontrado los calcetines adecuados para hacer el trekking y me aventuré en llevar los primeros que encontré. Grave error. Tras intentar hacer unas curas de emergencia, nada se podía hacer ya para las maltrechas plantas de los piés, tras días de mucha lluvia y suelo cambiante. Poco a poco, el ritmo iba decayendo y el sufrimiento iba en aumento. La meteorología tampoco ayudaba.
El equipo al completo, quedamos impresionados con la belleza de la Fervenza do Belelle a altas horas de la noche, en donde estaba la primera baliza del trekking. Los dolores y heridas en los cuerpos iban a más. Se hace de día y llegamos por fin a la T11. Ponemos de nuevo el neopreno y comemos un poco. Ya queda menos para llegar a meta. 
Llevamos casi 4 días completos de carrera.

S12 (kayak 25 km)

En mente comenzábamos a ver la meta, solamente quedaban 3 secciones, incluída esta. Con salida en las oficinas del Parque Natural Fragas do Eume, tendríamos que salir del río en dirección a la Playa de Miño, donde estaba situada la única bliza de esta sección y luego acabar en el puerto de Ares. Río y mar unidos. Se agradeció meternos en el kayak, para descansar los pies y piernas. El ritmo en el kayak era bueno y pronto llegamos a Pontedeume y salimos a la ría. Con un mar tranquilo, disfrutamos de las vistas desde el kayak hasta llegar a la Playa de Miño. Aquí encontramos a Rodrigo y a Casanova, y nos echamos unas risas. Íbamos alegres ... hasta que cogimos rumbo a Aresba. Bajo una gran tormenta, rayos y truenos, se levantó oleaje y viento, que hizo que tuviésemos que ponernos perpendicular a las olas, echándonos para fuera de la ría. Fueron más de 30 minutos luchando con las olas y el viento, pero finalmente pudimos enderezar el rumbo y llegar al puerto de Ares. La sensación al acabar fue de "que gozada", aunque durante la tormenta fuimos en tensión y con deseos de no volcar. En la zona estaba el servicio médico de la carrera, que pudieron hacerme unas curas en los pies para poder seguir. La ducha de agua caliente y una buena comida, nos dio fuerzas para continuar. Ahora no podíamos decaer. Estábamos muy cerca.
La enfermera tardó en llegar, puesto que estaba atendiendo a alguien dentro de la ambulancia. No nos cuadraba ningún equipo excepto el Salomon. Y así era, un equipo más que se caía de la carrera, lo que hacía que subiésemos un puesto. Esto nos dio más fuerza, que falta nos haría para llegar a meta.

S13 (trekking 23 km)
Salíamos del Puerto de Ares pensando en llegar a meta en el tiempo establecido, pero quedaban estos 23 km que se hacían muy largos por como llevaba la planta de los pies. Aunque hicimos las curas antes de salir, aún no sabíamos cómo iban a responder. Los problemas comenzaron cuando comenzamos a coger desniveles pronunciados y ahí los pies se resentían. Con la ayuda de todos, aunque a bajo ritmo, íbamos progresando hacia la última transición. Con mucho sufrimiento nos acercábamos a Fene y, como el dolor era constante, decidimos trotar y hacer más corto dicho sufrimiento. Por la zona ya nos estaban esperando la familia brigantia que nos daba ánimos. Por fin llegamos al centro Odeón, momento en el cual ya sabíamos que íbamos a finalizar el Raid Gallaecia. Quedaba la última sección (btt), pero los pies no sufrirían tanto. El recibimiento en el centro Odeón fue como de los campeones. La familia, los amigos nos dieron el último empujón que nos faltaba. Ya los emplazamos para nuestra llegada a As Pontes para la mañana siguiente. Sin equipos cerca de nosotros, tomaríamos esta última sección como un mero trámite.



S14 (btt)
Esta última sección nos llevaría desde el Centro Odeón hasta la meta en As Pontes. 
Salíamos con muy buen ritmo y la orientación era perfecta. La noche era fría en las zonas altas. La meta nos hacía llevar un ritmo verdaderamente muy bueno, pero una vez llegados aquí, tampoco era plan llegar antes de que llegasen a meta nuestras familiar y amigos. 
La noche era fría, muy fría. Tuvimos una rotura de cubierta que nos tuvo parados más de 30 minutos en una zona embarrada. Ya veíamos a lo lejos la Vila das Pontes. Y si, por fin llegamos a meta y allí estaban esperando todas y todos. Una alegría inmensa y una satisfacción de finalizar este maravilloso raid de expedición.
Y como no, brindamos, porque el llegar a meta, ya es una victoria.




Gracias a nuestras familias y gracias a nuestros patrocinadores, porque sin ellos, esta aventura no habría sido posible.

Lago Empedrado
Casa y Baño



Nauga

Cume Norte
Maarathon Running & Shop




En nuestros recuerdos, también tenemos momentos ilusionantes como este. Fue en el Centro Odeón, en una de las transiciones. Entre el público y amigos había varios peques que aplaudían a nuestra llegada. Más tarde justo antes de irnos a descansar un par de horas, uno de esos peques se nos acerca y nos da este papel y deseándonos mucha suerte.
Ya sólo por ellos deberíamos llegar a meta. 
Hoy, lo tenemos como un bonito recuerdo del Raid Gallaecia 2017




martes, 31 de enero de 2017

Campionato Galego de relevos 2016

O 3 de decembro celebrábase na cidade da Coruña, o Campionato Galego de Relevos de Orientación, proba coa que finalizaba a tempada 2016. 

Como en anos anteriores, non estrábamos nas enquisas para o podium e, un ano máis, ahí chegamos.
O noso equipo, composto pola intratable Almudena Suárez, polo patrón Marcos Varela e por un servidor Quito, fomos quen de conseguir o 2º posto na categoría senior, detrás dos nosos compañeiros de club Ana Varela, Angel García e Antonio Blanco.

O mapa era espectacular e a organización, vindo de quen ven, do Club Apa Liceo, estábamos seguros que esto ía ser, e así foi, un espectáculo deportivo. 

Nervios, emoción continua e unha posta en escea digna dos mellores espectáculos deportivos. 

Finalmente, o digo, 2º posto senior.

Xa esperando á tempada 2017. (Esto é vicio).